• 01 8000 11 99 44
  • info@asodigore.com

Title

Title

ESTAFAS CON FALSAS AFILIACIONES A SEGURIDAD SOCIAL

Title

  

Title

No existen categorías en este blog.

Calcule sus aportes

Últimas Entradas

¿Cómo avanza la seguridad industrial en Colombia?
Medición de empleo informal y seguridad social
Cambios en el pago de la PILA para independientes
LA EQUIDAD - RIESGOS LABORALES
El fraude de la seguridad social para independientes a precio de huevo
SINDROME DEL EDIFICIO ENFERMO
AGREMIACION DIGORE
Nuestras de fechas de pago cambiaron...

¿Cómo avanza la seguridad industrial en Colombia?

abr 3

Publicado por:
03/04/2018 15:43  RssIcon



La puesta en marcha de las nuevas reglamentaciones ha mejorado el monitoreo de los accidentes laborales en el país. No obstante, las cifras aún son alarmantes y representan grandes desafíos para las compañías que prestan este servicio.

 

Aunque los últimos dos años han sido fundamentales para que Colombia muestre avances significativos en el campo de la seguridad industrial, mediante la implementación de nuevas políticas que favorecen la integridad de los empleados, el índice de accidentalidad laboral no deja de ser preocupante.

 

Los datos más recientes, publicados por el Fondo de Riesgos Laborales, muestran que mientras en 2015 unas 563 personas perdieron la vida tras sufrir algún tipo de incidente en su trabajo, en 2016 se registraron 602 casos.

Adicional a esto, durante 2016 se reportaron 701.696 accidentes de trabajo en el país, considerados de origen laboral y reconocidos por la ARL. La mayoría de estos episodios se presentaron en Magdalena (10,86%), Cundinamarca (10,15%) y Antioquia (9,07%).

 

A simple vista podríamos pensar que no estamos haciendo las cosas del todo bien. No obstante, las anteriores cifras no necesariamente indican que el número de accidentes de los trabajadores haya aumentado, sino que ahora hay una mayor cantidad de empresas dispuestas a reportar este tipo de incidentes ante las administradoras de riesgos laborales (ARL).

 

Este es uno de los resultados que se han generado gracias a la puesta en marcha del Decreto 1072 de 2015 y la Resolución 1111 de 2017, que inicialmente no fueron bien vistos por los dueños de las pequeñas empresas, porque implicaban un gasto obligatorio y adicional en seguridad, exigen a los empleadores un control anual de las operaciones relacionadas con la seguridad y salud en el trabajo.

 

Si bien anteriormente estos programas de seguridad industrial eran percibidos por las organizaciones empresariales como un aspecto voluntario, la creación de estas normas representó un cambio significativo en el país, pues según explica Luis Miguel Rojas, CEO de la empresa de seguridad Safe Mode, ahora las empresas deben ejercer un monitoreo sobre sus proveedores y contratistas, con el fin de exigirles que implementen el sistema de gestión de seguridad y salud en el trabajo o, de lo contrario, podrían enfrentarse a multas económicas de hasta 500 SMLV.

 

De esta manera se da cumplimiento a la normatividad vigente, así como a las políticas internacionales de calidad en estos temas.

 

Construcción y comercio, a reforzar los programas de seguridad

En términos de gestión de riesgo, hay sectores que se destacan por estar bien preparados, sin embargo, en otros aún queda mucho por hacer.

 

En este sentido, los reportes de seguridad muestran, por ejemplo, que el sector de hidrocarburos presenta mayor compromiso con respecto a los programas de seguridad industrial y salud ocupacional, ya que desde hace varios años solicita a sus contratistas certificaciones como el Registro Uniforme de Evaluación del Sistema de Gestión en Seguridad, Salud Ocupacional y Ambiente (RUC), una herramienta de evaluación del desempeño y del cumplimiento de las normas.

 

Esto demuestra que, principalmente, este sector tiene una gestión que progresivamente ha evolucionado con el principal objetivo de garantizar la seguridad de sus trabajadores.

 

Los retos, entonces, quedan principalmente para los sectores de construcción y comercio, que durante 2016 presentaron los índices de accidentalidad más altos, con un porcentaje del 21 y 9%, respectivamente.

 

Nuevas tendencias, nuevos desafíos

La responsabilidad de la implementación de un efectivo sistema de seguridad que contribuya a mitigar el alto índice de accidentalidad no sólo compete a determinado grupo, sino a toda la empresa, comenzando por su equipo directivo. La Resolución 1111 de 2017, conformada por 22 artículos que establecen los estándares para la puesta en marcha del Sistema de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo (SG-SST), plantea, entre otros aspectos, los requisitos que debe cumplir el personal encargado de diseñar el programa y los parámetros para su desarrollo en las compañías.

 

Aunque esta normatividad permite una mayor regulación por parte de los directivos de la empresa y responsabilidad de los empleados, también es necesario que los líderes conozcan y se adapten a las nuevas prácticas de seguridad industrial. Sin embargo, la falta de información, preparación e inversión económica, entre otros factores, siguen siendo los principales obstáculos que provocan un aumento significativo en la tasa de accidentalidad.

 

Por tal motivo, es esencial que los directivos destinen parte de sus recursos para realizar capacitaciones e inspecciones que concienticen y aseguren una mejor calidad de vida a los trabajadores. De este modo, se garantizará la oportunidad de que una empresa especializada en este servicio diseñe actividades de manera específica y analice los riesgos a los que se ven expuestos los empleados, dependiendo de cada empresa. Este modelo permite involucrar de manera más efectiva al trabajador, promoviendo un sentido de autocuidado que asegura el bienestar del personal.

 

Por otra parte, en la búsqueda de incluir a todos los colaboradores de la empresa a estos programas, las nuevas tecnologías cumplen un rol fundamental. Existen plataformas digitales en las empresas que permiten el acceso de cualquier empleado, sin importar el lugar donde se encuentre.

 

La llegada de estas nuevas tendencias y el aumento de control sobre este sector han contribuido a que los trabajadores comprendan con mayor facilidad la importancia de este tema. Sin embargo, una de las grandes dificultades que tiene la nación es implementar mayor seguridad en las empresas informales, así como las más pequeñas, que cuentan con menos de 50 trabajadores y que registran ventas menores a mil millones de pesos.

 

A comparación de las grandes entidades, las empresas más pequeñas no cuentan con áreas financieras y administrativas lo suficientemente consolidadas para asumir este gasto y ven esta normatividad como una limitación.

 

Por lo tanto, es esencial que al momento de actualizar las normas se tengan en cuenta las necesidades de estas organizaciones, dependiendo de su tamaño, ingresos y del sector al que pertenecen.

 

De igual forma, las ARL tienen como reto el préstamo de una asesoría a los empleados de manera eficaz y directa, sin realizar subcontratos, para garantizar un acompañamiento real a las empresas, en particular a las pymes.

 

 

FUENTE: http://lanotaeconomica.com.co/economia/como-avanza-la-seguridad-industrial-en-colombia.html

 

Tags:
Categories:
Localización: Blogs Parent Separator Noticias

Medellín, Col.
(4) 402 60 90

Línea gratuita nacional
  • 01 8000 11 99 44